“Un Coney Island de la mente”, no. 6, por Lawrence Ferlinghetti

Image

Estaban montando la estatua

de San Francisco

frente a la iglesia

de San Francisco

en la ciudad de San Francisco

en una callecita lateral

junto a la Avenida

donde no cantaba ningún ave

y el sol salía a tiempo

a su manera habitual

y justo comenzaba a brillar

sobre la estatua de San Francisco

donde no cantaba ningún ave

Y muchos italianos viejos

estaban todos de pie

en la calle lateral

junto a la Avenida

miraban a los astutos trabajadores

que subían la estatua

con una cadena y una grúa

y otros implementos

Y muchos reporteros jóvenes

con ropas abotonadas

apuntaban las palabras

de un joven sacerdote

que apoyaba la estatua

con todos sus argumentos

Y mientras tanto

mientras ningún ave cantaba

la Pasión de San Francisco

y mientras los presentes seguían mirando

a San Francisco

con sus brazos extendidos

a las aves que no estaban ahí

una joven virgen muy alta y

puramente desnuda

con cabello pajizo muy largo y

muy lacio

que vestía solamente un nido de ave

muy pequeño

en un lugar muy existencial

pasó por entre la multitud

mientras tanto

y por los escalones

frente a San Francisco

con la mirada baja mientras tanto

y cantaba para sí misma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s