«Sobre la Zona Río» en «Tijuana de papel»

Un fragmento de mi libro Sobre vivir Tijuana apareció en la antología Tijuana de papel, editada por Humberto Félix Berumen, Tijuana: IMAC, 2019, pp. 173-175.

Tijuana de papel

El Paseo de los Héroes, una de las arterias viales de la Zona Río, está lleno de esculturas en cada cruce o glorieta importante, a lo largo de cuatro cuadras largas. Si se viene del este hacia la Línea, la primera es una estatua de Lázaro Cárdenas, prácticamente en medio del cruce con Sánchez Taboada, justo en la esquina del antiguo predio del Casino Aguacaliente, ahora Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas y Escuela Secundaria Técnica núm. 1. A contra esquina de la estatura se encuentra la Plaza del Maestro, con una escultura de arte abstracto.

Al seguir rumbo a la Línea, el siguiente entronque es con el boulevard Abelardo Rodríguez, alrededor de cuya glorieta hay un café y un hotel. El monumento aquí es una estatua de Ignacio Zaragoza, quien debido a su supuesto nacimiento en una población mexicana que ahora es parte del territorio estadounidense se volvió importante para los mexicano-estadounidenses, al grado que el día de celebración nacional de México en Estados Unidos es el 5 de mayo (en lugar del 15 de septiembre), que es precisamente la Batalla de Puebla, que ganó Zaragoza. Es interesante esta elección para una estatua y no la de César Chávez, por ejemplo, quien luchó por los derechos humanos y laborales de los mexicano-estadounidenses. Sin embargo, no hay que olvidar que se tenía proyectado que el nombre de la ciudad fuera Ciudad Zaragoza.

Más adelante, cruzando un hotel, se llega al entronque con el Boulevard Diego Rivera, donde se encuentra la escultura de Abraham Lincoln. Anteriormente, la oficina consular estadounidense en la que se aprobaban o rechazaban las solicitudes de visa se encontraba precisamente sobre Diego Rivera. Cuando me dieron la visa de turista, lo primero que vi al salir del consulado fue a Lincoln con unas cadenas rotas en la mano, que simbolizan la abolición de la esclavitud y al mismo tiempo la libertad que supuestamente ofrece la promesa estadounidense. Era un poco perturbador que dicha estatua estuviera tan cerca del Consulado. Si la visa era otorgada, quien salía observaba en ella dicha promesa. Si la visa era rechazada, no es difícil pensar que uno es parte de los eslabones que Lincoln aprieta, lo que puede alentar una lectura contrahecha del monumento: la opresión o perpetuación de la esclavitud.

El entronque con boulevard Cuauhtémoc, así como la enorme glorieta que se hace en medio, puede ser quizá el hito espacial más importante en términos simbólicos para los tijuanenses. Es el sitio que han elegido para manifestarse, ya sea por movimientos político-sociales o para celebrar las victorias de los equipos de futbol. Quizás esta elección se deba a que la glorieta es un punto neurálgico de la ciudad, y por lo tanto de gran visibilidad, pues conecta a la Zona Centro, la Zona Río y el este de la ciudad. Hay un meme que recurrentemente suben a las redes sociales cuando ganan los Xolos o la selección nacional, donde la estatua de Cuauhtémoc reclama: “¡Otra vez ya vienen a fregar!”.

Entre la Plaza del Zapato, la Plaza Río, el Cecut y un McDonald’s (toda una metáfora de Tijuana: la fiesta, el consumismo, la cultura y las cadenas comerciales gringas en un mismo cruce) se ubica la glorieta Independencia, en el entronque de Paseo de los Héroes con el boulevard del mismo nombre, que antes del cruce todavía se llama Décima o Sarabia. Aquí la escultura es el Monumento México, apodado a veces “Las Tijeras”, o por algunos amigos como “El matabachas”.

A vista de pájaro o en un mapa, parecería muy fácil integrar las partes administrativa, cultural y comercial de Tijuana (Cecut, Plaza Río, ICBC y el Ayuntamiento) en una misma área, pero el río Tijuana siempre se interpone. La imposibilidad de construir sobre el canal socava toda posibilidad de integración de esta área urbana. El río es el constante recordatorio de la parte macilenta de la ciudad que muchos sectores temen o no pueden aceptar: la existencia de sectores en condición de vulnerabilidad, la drogadicción, la migración precaria, la innegable realidad de personas que, si no tienen dónde dormir, van a parar ahí. Es difícil no conceptualizar, en el corazón mismo de los puntos administrativos y comerciales más importantes de Tijuana, al río como una herida constantemente abierta que se rehúsa a cicatrizar, una marca inamovible de esa parte negada de la ciudad, incluso cuando tiraron “Cartolandia”, o cuando más recientemente desalojaron a todos los indigentes y destruyeron los ñongos o chozas subterráneas que utilizaban para esconderse, protegerse del clima y drogarse.

Tres canciones pa’ romper el pinche muro

Mexican Curios (Humanos Mexicanos)”

Control Machete

 

Mexican curios no me vas a decir que no sabías
Que también somos humanos y nos llaman hermanos
¡Mexicano! Te llevaste una sorpresa
Calmado, todavía está muy tranquila esta pinche fiesta
La fusca es nuevecita y no pienso usarla
Antes hay que bendecirla por la sangre mexicana
Tirada en la calle de los güeros en el río

Frente a la mirada de mi gente y de mis hijos
Y si crees que es sencillo deshacerte de mí
No soy paciente y no respondo yo por mis reacciones
Si te pones agresivo en la frente un solo tiro, ¡pa!
Si te pones muy al brinco
Si recuerdas yo desciendo y tengo sangre de Pancho Villa
Y a caballo o en la troca tengo mi puntería

(Cuando quieras echarme un fonazo, tú sabes compadre
Que si nos vemos en algún lado es para agarrarnos a chingazos)

¡Ja, ja! Que vas a poner un muro, sabemos taladra
Y por seguro le damos duro
¡Za, za! Golpe, ¡za, za! Golpe,
No pienses que con eso tú me vas a detener
Ni de broma ni en serio tú podrás tener los huevos
Que tenemos pa’ madrearlos y recuerda pinche güero
Que tus leyes no me rigen ni en tu casa ni en la mía
Voy a estar sentado como quiera en tu cocina
Fumándome un cigarro y tomándome el tequila
Viendo tu tele y comiendo tu comida

Ya no mas voy a correr, ya no mas voy a huir, ya no más voy a morir, me voy a reir de ti
(Somos humanos y nos llaman mexicanos)

Llegué de tierras lejanas, pa’ poder trabajar,
ahora del caballo tu me quieres sacar,
no podías plantar ni una pinche semilla,
yo ya lo hice y ahora me mandas a la migra,
pues soy ilegal, soy inmigrante, tengo sangre
mexicana, y sigo adelante, tu me llevas
contra mi jefe, no los van a parar,
los Guerreros Aztecas van a reencarnar,
en el pueblo hambriento de la libertad
y las alas del águila al cielo nos llevarán,
somos una raza que toma el machete,
para defender lo que nos pertenece,
Crece la lucha unida,
Siente por un ideal dar la vida,
golpe tras golpe me voy a levantar,
y mis paisanos nunca se van a rezagar.

¿Qué pasa? ¿Te sientes derrotado?
¿Qué? ¿Que ya no puedes mantenerte de tu lado?
Si observas que no existe diferencia
Y aunque no quieras seguiremos en tu mesa
Y el mariachi sigue el ritmo de mi mente
Que es el mismo de mi raza y de mi gente
Pase lo que pase siempre seguiré de frente
Aunque con las armas nos topemos con la muerte

“J.T.R.B. (Jump The River, Beaner!)”

Resorte

 

¡Yo me brinco pa’l otro lado!

Your papers, please

 

Pa’ comer yo need some money, need some cash

Mira tú, pinche gringo, que me dejes en paz

Eran one big, two big, three big policemen

Que a chingadazos te abaratan te reprimen

Show the way through, Mexica people

Me irrita mucho que tú estés aquí a hacer crimen

No money–Not funny–No digno–No rights

No te metas con la raza, sólo deja pasar

Jump the way through, Mexica people

Me irrita mucho que tú estés aquí a hacer crimen

Tu gente y mi gente no son diferentes

Luchan por comida y un trato decente

Jump the river, beaner!

Frijolero

Walls of pain from a faraway war

American black eyes, American lies

Gato mojado, espera sentado

No te olvides que a tu lado

Siempre está San Juan Soldado

Muerte, muerte, se respira mala suerte

Atrás mis latinos, alerta vecinos

Mojado naciste, mojado serás

Fuck you mexicano, and never come back!

Jump the river, beaner!

“Fuckstruck”

Día de Furia

 

Pussies vato, he’s been fuckstruck

Gave her todo, all for nada

Y los pussy, till we pussy

pan caliente

 

No pinches suffer my homies

your fucking tics make me frown

Your blame is sick, no doubt!

 

He’ll love it when she sucks your cock

 

Pussies vato, he’s been fuckstruck

Gave her todo, all for nada

Y los pussy, till we pussy

al caliente, se te siente

 

Just runaway as fast as you can

before your wheelchair turns to hardcore you

En busca de la frontera perdida

Publicado originalmente en Papel o Tijeras, blog del Colectivo La piedra, junio de 2014.

delimitations 1Marcos Ramírez ERRE nos vuelve a sorprender con su trabajo más reciente, Delimitations, en colaboración con David Taylor, donde trazan la frontera México-EUA antes de la invasión estadounidense de 1848. El proceso fue registrado en tiempo real a través del blog http://delimitationsblog.tumblr.com.

Durante el mes de julio de 2014, ERRE y Taylor (junto con el cineasta José Inerzia, quien realizó la documentación visual del proyecto) se dedicaron a hacer un sondeo de la frontera que existió entre ambos países por un período de 27 años, entre 1821 y 1848, la cual nunca antes había sido recorrida en su totalidad. El sondeo consistió en el montaje e instalación de 47 obeliscos de lámina de acero, cada uno de ellos numerado, equipado con sus coordenadas y con un código QR para descargar en un dispositivo móvil la app de Delimitations. Las localizaciones GPS de cada obelisco, compiladas a través de Google Earth, se pueden descargar y visitar de manera virtual.

delimitations 3

El único intento anterior por trazar esta fugaz frontera había sido emprendido en el siglo XIX por John C. Frémont (en cuyo honor fue nombrado Frémont Pass, en Colorado), quien abandonó su misión para enfrentar a ejércitos mexicanos en Monterrey en 1848.

Delimitations completa de alguna manera el trabajo de Frémont; hace un recorrido desde el Océano Pacífico, en el límite actual entre California y Oregon, hasta la desembocadura del río Sabine, en la costa texana del golfo de México. Dicha extensión cubre a todos los estados fronterizos del sur (más Nevada y Utah), así como una parte del midwest estadounidense.

Las coordenadas de la frontera fueron tomadas del tratado Adams-Onís, firmado entre España y EUA, que se respetó después de la independencia de México en 1821. En el artículo 3º se establece que los ríos Sabine, Red (antes Roxo) y Arkansas, así como los paralelos 32o norte, 23o oeste y 42o norte, marcaban los límites entre ambas naciones.

Los obeliscos son parecidos a las mojoneras que existen en la actual frontera México-EUA, aunque mucho más pequeños y menos duraderos. Los miembros del proyecto saben que los obeliscos de lámina estarán ahí hasta que se pudran o alguien los mueva de lugar. “Tal vez todos los monumentos están donde los colocamos. No podemos saber. Eso era parte del plan”, dice Taylor, mientras que ERRE reflexiona: “La fronteras cambian, las culturas también. Mientras, se redefinen”.

Delimitations se presentó en el marco de la exhibición Unsettled Landscapes, en la galería SITE de Santa Fe, Nuevo México. El día de la inauguración, el 20 de julio de 2014, ERRE y Taylor ya habían instalado 24 de los 47 monumentos. En dicha galería habían almacenado el material necesario para los obeliscos restantes (ya que en la camioneta del proyecto no cabía todo el material junto), con los cuales continuaron su camino rumbo al actual sureste estadounidense.

delimitations 4

Las personas que ERRE, Taylor e Inerzia se encuentran a lo largo de su recorrido, así como las reacciones ante su proyecto, constituyen uno de los productos más valiosos que nos ofrece Delimitations. Así lo expresa Taylor en una nota temprana:

Mucha gente que hemos conocido tiene la vaga sensación de que la frontera México-EUA se movió. Pocos parecen comprender que México alguna vez abarcaba todo lo que hoy es Arizona, California, Nevada, Nuevo México, Utah, Texas, más de la mitad de Colorado y pequeñas porciones de Kansas, Oklahoma y Wyoming. Desde que colocamos el monumento 02, cerca de los señalamientos que dan la bienvenida a los visitantes de Oregon, la recién instalada mojonera comenzó a atraer la atención. Sorpresa y curiosidad describen mejor las reacciones. Una mujer que casi se mareó de la emoción sobre nuestra aventura nos preguntó qué tan grande había sido México. Le dijimos que cedió alrededor de 55% de su territorio después de la invasión estadounidense. Un hombre que acababa de llegar y escuchó la conversación dijo: ‘Qué pena que perdieron’”.

Sin lugar a dudas, Delimitations busca paliar esa amnesia histórica por medio de una reflexión sobre el dinamismo de las fronteras, que por momentos parecen inamovibles, aunque siempre son producto de las relaciones y las tensiones entre grupos humanos, por lo tanto un producto cultural, nunca natural.

Las reacciones variaban de un lado a otro. Taylor se acercó con Sean Kelly, un indio terrateniente de la tribu Shoshone-Paiutl, quien aunque tenía prisa y no pudo quedarse a conversar se sintió muy atraído por Delimitations. Mencionó que él y un amigo Navajo habían tenido, unos días antes, una conversación que encajaría con el tema del proyecto, “sobre cómo la historia y las cosas se desplazan”. Kelly consideró que el monumento 06 se vería bien en la entrada de su terreno, donde finalmente fue instalado.

Otra historia remarcable es la del obelisco 30, en Dodge City, Kansas. Escribe Taylor: “Si el perfil de México en 1821 hubiera perdurado, Dodge City habría sido una población fronteriza”. Actualmente, más de la mitad de los habitantes son hispanos, y una tercera parte blancos. Ahí conocieron a Mike Casey, dueño de un restaurante, quien para Taylor es un ejemplo de cómo las poblaciones en esta región se han adaptado a los cambios migratorios y sociales de la época, pese a las diferencias ideológicas inherentes entre ellas.

La nostalgia por los territorios perdidos; el suceso de adentrarse en un lugar desconocido pero que de alguna manera consideramos “nuestro”; la relación entre identidad nacional, frontera geopolítica y consciencia histórica; la migración de mexicanos a EUA, así como la concientización sobre todos estos procesos históricos y sociales, son algunos de los temas que Delimitations trae a discusión con la instalación de estos 47 obeliscos en la llamada “unión americana” que, bajo esta luz, se nos muestra como un cementerio de fronteras latentes.

delimitations 2

Seminario – Colectivos, frontera y campos artísticos

Charla en torno a tres colectivos artístico-literarios de San Diego y Tijuana, en el marco del seminario de José Antonio Giménez Micó en la maestría en estudios hispánicos de Concordia University, en Montreal, Canadá, el 15 de marzo de 2016.

Más información:

La frontera silenciada. Tesis de maestría

«Arte, literatura y acción colectiva en Tijuana-San Diego». Artículo académico